FORMACIÓN

 

Los Sacerdotes deben estar en constante formación. Al menos se organizan 2 semanas de estudio al año, y 2 semanas de ejercicios espirituales al año. En dichas reuniones los sacerdotes reciben la formación necesaria para seguir desempeñando su Ministerio de la mejor manera posible y respondiendo a las necesidades que el mundo actual nos presenta. La mayoría de las veces se invita a expositores preparados para compartir los temas o los retiros. Y los gastos que se generan son cubiertos con sus aportaciones del Diezmo.

Con tu diezmo puedes seguir apoyando a que la iglesia continúe con sus obras.